¿Qué fue de aquellas promesas? (II)

En el post anterior mostramos los proyectos de alta velocidad o de mejora de los servicios ferroviarios convencionales, a los que el actual gobierno se comprometió en enero de 2015, para ser puestos en servicio. En este post vamos a citar el mismo artículo de El País donde fuentes del Ministerio de Fomento, incluso mostraban tiempos de servicios  sobre  esas nuevas líneas a ser inauguradas, para poder comprobar si las estimaciones de tiempos de servicio que se ofrecían en este momento se han cumplido o no.

El resultado es el siguiente:

Para cada uno de los servicios en los que se informaba de mejora de viaje, lo que hemos marcado es si efectivamente se ha realizado esa mejora; en caso contrario se marca con una aspa roja. Para los servicios en los que si ha habido mejora de tiempos, lo que hemos hecho es comparar esas estimaciones iniciales, con el mejor tiempo que actualmente se ofrezca por parte de Renfe para estos servicios y de alguna manera “corregir” los tiempos y porcentajes de mejora establecidos en el artículo original.

Como se ve hay dos tipos de “asentimientos positivos”, uno de color verde y otro de color naranja. En el primero la diferencia de la mejora porcentual de tiempo teórica y la real ja sido de un  10% o menos. En el caso de la segunda, se plantea que la diferencia entre el porcentaje de mejora de tiempos estimado y el real distan en más de un 10%.

Cómo se puede ver solo 8 de los 27 servicios analizados, han tenido mejoras de tiempo similares a los que se prometieron ( un 29 % ). Mientras que 5 han tenido una mejora por debajo de los esperado ( un 18 % ). Lo sorprendente son los 14 servicios ferroviarios cuya mejora considerable de tiempo comprometida para 2015, ( el 53 % de lo prometido ) e incumplida incluso en 2016.

Se puede decir sin lugar a dudas, que la planificación de puestas en servicio de los nuevos servicios de alta velocidad para el 2015 por parte del actual gobierno, no ha cumplido las expectativas planteadas.

Un pensamiento en “¿Qué fue de aquellas promesas? (II)

Deja un comentario